¿Por qué el empaque al vacio?

Sabemos que para muchos es de gran preocupación el uso constante de plástico desde nuestra marca, es por esto que hoy les queremos explicar por qué empacamos al vacío nuestros productos.

Chefresh empaca al vacío, porque de esta manera les garantizamos a nuestros clientes la calidad de nuestros productos, ya que este tipo de empaque permite conservar los jugos naturales de la carne y continuar su maduración. Nuestro producto puede llegar a durar congelado hasta 6 meses sin perder frescura ni jugosidad.

De igual manera, con el empaque al vacío les podemos asegurar a nuestros consumidores una completa higiene de la carne, al inhibirse por completo el desarrollo de bacterias, hongos y levaduras, evitándose así la oxidación del producto y manteniéndolo por mucho más tiempo tal como en el momento de empacado; también se evita la contaminación por manipulación y por olores que pasan de un producto a otro.

Desafortunadamente hoy en día no hemos encontrado ningún empaque que pueda reemplazar el plástico y al mismo tiempo, nos garantice los beneficios antes expuestos.

Pero no podemos dejar de invitarlos a que después de desempacado el producto se laven las bolsas y se reciclen de una manera óptima, para que con pequeñas acciones mejoremos el medio ambiente sin dejar de disfrutar de los pequeños placeres de la vida como lo es comerse un jugoso pedazo de carne.

5 ERRORES QUE COMETEMOS CON EL POLLO

1. Descongelar mal

Para evitar una posible intoxicación, lo mejor es colocar la carne congelada en una bolsa de plástico con cierre hermético y sumergirla en agua fría. Ve cambiando el agua para que esté siempre fría. Un proceso más rápido y que previene posibles intoxicaciones.

2.Lavar los filetes

El motivo –señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Según la propia organización, lo que hacemos realmente al lavarla es aumentar la probabilidad de que las bacterias se extiendan por la cocina.

3. Darles muchas vueltas

Al estar continuamente en movimiento, se interrumpe la caramelización y el flujo de jugos. Si la dejamos más tiempo, conseguiremos que la carne desarrolle esa maravillosa capa dorada que hace que esté tan buena. Para saber cuándo tienes que darle la vuelta, inserta una espátula por debajo, si el pollo está pegado es que no está listo.

Consejo adicional, no aplastes la carne para que se haga más rápido y darle la vuelta antes, porque perderá sabor.

4. Llenar de carne la sartén

Cuando se cocina el pollo, es importante dejarle espacio en la sartén para que “respire”, es decir, que deje escapar el vapor y así no se moje y evite dorarse.

5. Poner la carne antes de tiempo

La mayoría de los errores que solemos cometer es por no tener término medio. Por un lado, hay gente que pone la carne cuando la plancha aún no está suficientemente caliente para que se empiece a hacer, ya que si no te arriesgas a cocer la carne.

Por otra parte, es posible que sobrecalientes la plancha. Cuando eches la carne, por fuera parecerá que está al punto mientras que por dentro aún no estará del todo hecha. Un termómetro de carne nos puede ser muy útil para garantizar que el interior está a la temperatura óptima, y también para evitar obtener un filete muy seco, que es el mayor error que se puede cometer cuando tengamos que servir.

Tips para cocinar nuestras morcillas y chorizos

Las morcillas y chorizos también pueden usarse para elaborar y complementar otros platos, por ejemplo, si las deshacemos podemos usarlas como acompañamiento para pasta, para hacer revueltos o rellenar empanadas entre muchas mas. Incluso se utiliza para la elaboración de cremas y patés para untar. La morcilla y el chorizo tienen un sabor tan especial que queda perfecta en casi cualquier plato.

en el caso de la morcillas, para freír cortada en rodajas si así lo deseas, y quieras que no se te deshaga, ni que se le encoja la piel, deberás pasar antes de freír la morcilla, por un poco de harina. La mejor forma, es meter las rodajas cortadas en una bolsa de plástico, en la cual hayas introducido harina, y después de hinchar la bolsa, remover suavemente para que la morcilla coja la harina que necesite.

En el caso de los chorizos recuerda que poseen mucha grasa, por eso no les agregues aceite o cualquier otra fuente de grasa. Estos son más fáciles de cocinar y si deseas los puedes cocinar en agua o cerveza, ponerlos al horno o en una sartén a la plancha, también son otras opciones.